La boda de Raúl y Natalia, en un cielo de pompones.

La boda de Raúl y Natalia, en un cielo de pompones.

Las primeras impresiones cuentan, claro que sí. Nunca olvido la primera vez que conozco a una pareja, si además ese día pasamos juntos muchas horas visitando espacios, hablando de como querrían su boda y definitivamente, conociéndonos, mucho menos.

Cuando conocí a Natalia y Raúl me vi a mí, diez años atrás. Ella, sevillana, el extremeño, ambos habían cogido las maletas y se habían ido a Alemania en busca de una oportunidad laboral. Allí habían vivido miles de aventuras por separado, allí se habían conocido y enamorado y ahora volvían a España solo para casarse junto a los suyos.

Yo he vivido en distintos países. En 2010 cogí mi maleta y me fui sola a trabajar a Italia, y cuatro años más tarde me fui con mi pareja a Exeter, porque, aunque yo trabajaba en una agencia él quería buscar una oportunidad en tierras inglesas.

Así que imaginaos lo identificada que me sentía con su historia, con sus vidas, era y soy capaz de ponerme en su piel y cuando eso ocurre, ocurre la magia entre las personas.

A todo esto se le sumó que querían una boda íntima, unas 60 personas, fueron 58 y que son unos apasionados de los viajes. Ellos dicen que en el proceso se enamoraron de Renata, yo me enamoré el primer día de ellos.

Visitamos muchos lugares porque cuando me enviaban fotografías de inspiración ellos siempre se veían castillos, así que yo busque todos los castillos de Andalucía y allí los llevé pero cuando les escuchaba hablar, yo escuchaba India, Tailandia, Asia… sentía color a raudales, sentía que querían una boda íntima, solo con los suyos pero que la decoración y la organización les arropase.

Así que ese fue nuestro objetivo en todo el proceso de organización de la boda y en la decoración, que Raúl y Natalia se sintiesen de nuevo en casa y que sus amigos y familiares que venían de distintas partes de España y Europa se sintiesen también por ellos, arropados.

Natalia diseñó junto a una amiga de su madre, su vestido. Y ella misma fue a París a comprar sus telas. Tenia muy claro como lo quería y como quería verse en el. Del Maquillaje y la peluquería se encargó mi Marieta Nogueras, que no puede ser mas profesional y mejor personas. Laureana Tocados fue la encargada de diseñar esa pieza tan linda que ella llevaba y que había creado basándose en el estilo de sus zapatos y complementos que para Natalia eran muy especiales. Y su ramo es de La Buganvilla Arte Floral.

Para fotografiar esta preciosa boda contamos con Ernesto Villalba y Click&Rec es el autor de este precioso video.

Finalmente eligieron para su boda la Hacienda San Luis de Mejina, una de las haciendas más bonitas de Sevilla y de mis favoritas, por su historia, por su estilo y su limpieza visual.

Y antes de la llegada de los invitados, Natalia y Raúl decidieron verse en privado antes de que nadie les viesen, hicieron lo que se llama «first look» y fue un encuentro precioso.

Queríamos que todos se sintiesen como en casa así que decidimos que para la ceremonia íbamos a montar un salón, tal cual la definición, con sus sofás, sus mesitas, sus alfombras e incluso su aparador.

Se casaban por lo civil y la intervención de su familia y amigos no pudo ser más cercana y entrañable y es que dichos por ellos mismos estaban tan cómodos como en su propia casa.

El catering encargado de deleitarnos fue Sartoria Catering, de los mejores en mi opinión en Sevilla, no solo en calidad del servicio sino también en calidad humana.

Tras la ceremonia disfrutamos del cóctel en un patio lleno de bombillas, con un diseño que nos transportaba como poco a los países asiáticos y más concretamente a Indonesia. La mantelería de diseño asiático, los budas y detalles de Bali en todas sus mesas. Las flores coloridas y diversas. Y un seating precioso que hicimos de azulejos con caligrafía a mano que fue, además, un imán regalo para cada invitado.

Y tras el cóctel, ahora si es cuando volamos a Tailandia y todos cenaron bajo un cielo de pompones. Para realizar el diseño de decoración de esta boda nos empapamos de la cultura tailandesa y budista, nos trasladamos a Bali y a Vietnam y lo tuvimos claro. Teníamos que crear un cielo de pompones de colores. 1088 pompones colgamos para crearlo. Pero, importante, el pompón formo parte desde la invitación de la boda hasta las servilletas, fue el nexo de unión de todos los elementos de decoración.

Pero no solo ahí, las mesas perfectamente estudiadas, caminos de mesa con flores de colores, vajilla y cristalería perfectamente estudiada, cubiertos dorados, pompones en las servilletas… no dejamos al azar ni un solo detalle. Toda cuenta, todo suma.

Solo por ver las caras de los novios al verlo, con anterioridad y en la intimidad a los invitados. Y a los invitados después, valió la pena todo el esfuerzo.

Siempre decimos que es importante decorar con esmero la cena porque es donde más tiempo pasaran los invitados sentados y lo más importante que debe hablar de vosotros de vuestra historia. Raúl y Natalia son unos apasionados de los viajes y mas aun del continente asiático por lo que los invitados los veían en cada detalle, notaban que era una boda totalmente diseñada para ellos, tal y como ellos eran.

Esto es lo que tiene contar con el servicio de una wedding planner que crea magia, crea lo que cada pareja necesita y quiere, diseña una boda perfecta solo para vosotros.

Y tras la cena pasaron a la fiesta, que de la mano de Sabor a Sur como DJ no pararon hasta las seis de la mañana. ¡Casi Nada!

La boda de Natalia y Raúl será siempre para nosotras muy especial, por su confianza en nosotros tanto a nivel organizativo como en las propuestas de diseño y decoración, por la libertad y creencia en que íbamos a crear algo especial. Y aquí, aquí es donde esta nuestra magia, aquí es donde esta nuestra razón para dedicarnos al mundo de las bodas.

¿Qué crees que nos dijeron los novios tras la boda?

Estaremos siempre profundamente agradecidos a Renata Enamorada por hacer este sueño posible. A miles de kilómetros de casa, y con una idea de boda alejada de lo típico, hacer una boda siempre nos había parecido algo imposible. Pero Vanessa lo consigue todo. Lo que parece imposible y lo que aun nadie ha ideado. Vanessa es una artista de las bodas. Crea, personaliza, soluciona y se implica de manera incansable de todas las maneras posibles para que el gran día sea perfecto, donde el respeto a las preferencias de los novios siempre está en primer plano . Previsora y planificadora, con una tranquilidad admirable, Vanessa se apasiona con cada detalle. Ella necesita las bodas para ser feliz tanto como el mundo de las bodas la necesita a ella.

Ella y su equipo fueron nuestras manos, poniendo en firme y haciendo realidad lo que para nosotros solo eran ideas subjetivas y sensaciones. Vanessa supo conocernos y entendernos, mimetizándose con nosotros para crear un día inolvidable. Nunca nadie dudó que la boda fuera nuestra. Ella llenó de nuestra esencia todos los detalles. Nos aconsejó y fue nuestro mayor apoyo en los días de miedos y dudas. Se implicó con toda su profesionalidad y corazón en este proyecto.

Nosotros queríamos hacer que nuestros invitados se sintieran especiales. Que ese gran día fuese también un regalo para ellos, y que se sintieran como en casa. Y Vanessa nos construyó un hogar por un día para disfrutar y emocionarnos como nunca antes lo habíamos hecho. Ni nosotros, ni nuestros invitados. Haciendo sentir especial a cada uno de ellos.

Y así es como Renata Enamorada hace sueños realidad. Indispensable e inigualable, para nosotros, ella es un antes y un después. Lo que ella hace con sus bodas no tiene precio. Y lo que ella ha aportado a nuestra vida no conseguiremos nunca agradecérselo del todo. Por haber tenido el placer de conocerle, por todos esos ratos que aún nos quedan por compartir, por habernos regalado el mejor día de nuestra vida dándonos a todos un día de felicidad máxima y única, UN MILLON DE GRACIAS . Hoy, desde entonces y gracias a ti, somos muchos los que no podemos parar de sonreír.

Natalia y Raúl, 30 de marzo de 2019

Equipo de Trabajo:

Fotografía: Ernesto Villalba

Videografo: Click & Rec

Tocado: Laureana Tocados

Maquillaje y peluquería: Marieta Nogueras

Ramo de novias y flores: La Buganvilla Arte Floral.

Espacio: Hacienda San Luis de Mejina

Catering: Sartoria Catering

DJ: Sabor a Sur.

Iluminación: ElectrifiK2.

Organización, diseño, decoración y coordinación: Renata Enamorada

sé el primero en comentar
Añade un comentario

Tu email nunca será publicado ni compartido Los campos obligatorios están marcados *

Este es mi rincón de inspiración, el lugar donde vuelco todas mis ideas, mis inquietudes, mis experiencias personales y profesionales. Todo esto es lo que forma nuestra historia de vida y por tanto también nuestra historia de amor... Y como para mi, en vuestra boda tiene que reflejarse vuestra propia historia, aquí os ayudaré a encontrar la forma de contarla...

+SOBRE MÍ

organizo de forma integral, coordino o decoro. Tú decides hasta dónde cuentas conmigo

info, proveedores, contactos, consejos... para que organices tu boda tú misma 

categorías

sígueme en: 

escríbeme 

vanessa@renataenamorada.com

Menu